En la soledad de mis paseos


En la soledad de mis paseos

veo crecer silenciosos girasoles

escucho a las abubillas

y a las chicharras.

Moscas y mariposas

vuelan frenéticas

mientras en lo alto

muy lejos

una rapaz chilla.

Preocuparse por la muerte es fútil.

Girasoles y abubillas,

chicharras y mariposas

mueren continuamente

y continuamente nacen,

hechos ambos

a los que ninguno de sus congéneres

atribuyen la menor relevancia.

Preocuparse por la muerte

es una ocupación estéril.

Sería mucho más práctico ocuparse de la vida,

pienso mientras camino.

Pero luego llego a mi casa

abro los ojos

y reconozco que a la gente no le preocupa ni la muerte

ni la vida

sino pagar la hipoteca.

 

Creo que tanto paseo en soledad

Acaba emborrachándome.

2013-08-21 12.28.28

 

Anuncios

Un comentario en “En la soledad de mis paseos

  1. Que no te preocupe la muerte ni la vida ni las mariposas que reinventan su vuelo arriba de los campanarios. Que nos preocupe el dolor, el exilio en la mirada. Que nos preocupe el poema. O su salvación.

    Marta, un beso fuerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s