Todo es relativo


¿Qué es ganar? ¿Qué es perder? Ya sabéis de mi indestructible optimismo vital, sólidamente cimentado sobre las penas que me ha ido dando la vida. Vuelvo a él para reconocer lo que hace tiempo aprendí: de todo lo malo se obtiene algo bueno, aunque a veces hace falta tener mucho valor para admitirlo.

Hace más de una década perdí unas (otras) elecciones. Pero gracias a ellas gané a mi amor y a mi hijo. Para mí, sin duda, esas elecciones fueron mi mayor triunfo. Ahora, ese niño de rizos rubios mide un metro ochenta y desgarbado desde el sofá siguió atentamente el debate Rajoy-Rubalcaba. Hasta el final. Con sus propios criterios.

Mi pequeño de piel sedosa también analiza desde la serenidad que le dan sus ocho años y una mente brillante: “En tiempos de crisis todos los gobiernos van a cambiar. Y si no, fíjate en Pascual, lo buen alcalde que era; arregló las avenidas, el centro de salud, el parque del Cuartel,…  y sin embargo, perdió las elecciones”.

Yo, mis queridos inexistentes lectores, siento que de nuevo he vuelto a ganar las elecciones.

Anuncios

2 comentarios en “Todo es relativo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s