el Estado anoréxico


Yo no sé para qué nos sirvieron los colegios de pago con Javier Arenas, la verdad. Es estupendo para la portada del Hola, con su chaqueta de botones dorados y su piel morena, siempre cómodo en su papel de caballero sevillano. Pero como líder conductor de nuestros designios, no lo veo, sinceramente.

Dos días llevo dándole vueltas a sus últimas declaraciones: “nunca muchísima austeridad va a ser mala para la sociedad”, “ahí no cabe el riesgo del exceso, sino el del defecto”. Y yo comencé a visualizar al Estado como a esas voluptuosas mujeres que representan a la Libertad o a la Justicia en los cuadros y las estatuas de los palacios. Y la voluptuosa mujer comenzaba a adelgazar, sus curvas desaparecían y su piel se agostaba, transformándose rápidamente en lo más parecido a una modelo de pasarela de Milán. Sin pechos para amamantar ni caderas para dar a luz ni brazos para proteger ni, lo que es más importante, sin mente despierta ni sentidos alerta.

 

Años llevamos luchando contra la anorexia. Años defendiendo que una dieta equilibrada y con suficiente nivel calórico es imprescindible para la vida sana. Y ahora viene Arenas a decirnos que el ideal es un Estado anoréxico, que cuanto menos coma, mejor. Que nunca será demasiado poco. Que mejor que vomitemos lo que hemos comido, que nos metamos los dedos en la boca y que pasemos el día con un té y un chicle. Y como somos así de sugestionables y nos dejamos impresionar por las luces y focos de las pasarelas, nos lo creemos.

La falta de proteínas nos hace olvidar que no es cierto que el Estado no tenga dinero. Lo qué sí es verdad es que tiene menos recursos de los que tenía. Seamos sensatos, volvamos a la dieta mediterránea. Menos comida basura, vale. Pero habrá que decidir de dónde obtenemos nuestras calorías y en qué las empleamos, en lugar de reducir nuestra ingesta a una barrita energética y tumbarnos en un sofá hasta que pase la crisis. Porque la crisis no pasará sola y vamos a necesitar todas nuestras fuerzas y nuestra imaginación para salir de este agujero que -no lo olvidemos- se originó por un sistema financiero voraz, ambicioso e ineficiente, tan pernicioso para nuestra salud como la comida basura y liderado por caballeros de chaquetas de botones dorados.

 

Anuncios

5 comentarios en “el Estado anoréxico

  1. Ole tus ovarios. Mira Marta yo creo que te falta escaparate, porque es muy de agradecer que nos hagas estas maravillosas y certeras reflexiones a los que mas o menos estamos a tu alrededor pero es que ésto lo tiene que leer alguien mas. ESTO TIENE QUE SALIR EN LA PRENSA NACIONAL. No había leido resumen mas real, sobre algo tan repetido, desde el inicio de la dichosa crisis. Así que creo que o lo cuelgas tú o nos dedicamos a enviarlo a las cartas al director de media España. Gracias Gracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s