Ya tenemos aquí a la alegre muchachada


No había sentido tanto empalago desde que estando embarazada me hicieron la prueba de la glucemia y tuve que beberme tres botes de glucosa concentrada. Lo sé, no estoy siendo políticamente correcta, pero no puedo evitar sentir el mismo hartazgo de azúcar cuando veo a los joviales peregrinos cantando y bailando a su llegada al aeropuerto de Barajas. ¿Es preciso tanto almíbar para recibir a un líder espiritual?

“El señor es mi pastor”, repiten los JMJ en su afán de mutar en cordero. No han visto, evidentemente, un pastor y una oveja de verdad. Los pastores que yo conozco no se desplazan en papamóvil con frufrú de faldas almidonadas. Y qué propósito es ése de ser oveja. Puedo entender que las ovejas aspiren a convertirse en ciudadanos, pero no me cabe en el entendimiento que los ciudadanos se esfuerzen -en mi opinión inútilmente- por mutar en corderos. Ganado de un pastor de sonrisa torva.

Doscientos confesionarios dispuestos en el Retiro para atender a peregrinos en veintidós idiomas. Con atribuciones especiales. Vamos, que te confiesas en el Retiro y te ahorras un montón de años en el purgatorio. Es una oferta tan tentadora que me lo estoy pensando, de verdad. Y luego, Via Crucis por el Paseo de Colón. Corregidme si me equivoco, pero yo creo que eso no se hacía ni en tiempos del Generalísimo. En realidad, todo este magno espectáculo hubiera sido la envidia de los obispos del Chaparrito (así le llama el insigne Pelayo de Amar en Tiempos Revueltos. Yo no me la pierdo).

Como no hay que confundir a los creyentes con la curia, yo no lo hago. Pero veo a los obispos, encabezados por Rouco, y me recuerdan a mi Simba marcando el territorio con una meadica en cada esquina. Para que el resto de perros sepan quién manda en España.

Los sufridos habitantes de este Estado que aspira infructuosamente a ganarse el título de laico (laico, que no es lo mismo que ateo), esos sufridos habitantes asistiremos atónitos al macroespectáculo de luz y color ofrecido por Raztinger y sus acólitos. Durante cuatro días adoptaremos una sufrida resignación cristiana. Pero, por favor, que no vuelvan a justificarlo con el indecoroso argumento de que el magno acontecimiento va a reactivar el alicaído consumo madrileño. Ni es cierto, ni es necesario. No es cierto, porque otros eventos generan más ingresos y han sido vetados: ahí está el Día del Orgullo Gay. No es necesario, porque si el Lider Espiritual de Occidente viene a reunirse con la Juventud Mundial el encuentro se justifica en sí mismo, independientemente de lo que cueste. Porque de eso se trata, ¿no? ¿O es que al departamento de marketing de la conferencia episcopal le ha traicionado el subsconciente?

Anuncios

5 comentarios en “Ya tenemos aquí a la alegre muchachada

  1. Además de juntarse para rendirse ante su lider, sin posibilidad de crítica. Además de cantar “contigo nada me falta”, de alimentarse de pan y vino o de tu cuerpo. ¿Cual es es mensaje?.

    En téminos de márketing son rematadamente malos: Tienen sucursales en todas partes de España, los mejores locales, en la mejor plaza, con personal en dedicación exclusiva y pagado por el estado. Tienen enseñanza, publicidad y propaganda en los colegios e institutos pagada por el estado y dirigida por ellos. Aun así, no tienen vocaciones y los practicantes son viudas y jubilados.
    Estos jóvenes mochileros son hijos de papá que les pagan el viaje como si fueran a campamentos del frente de juventudes y que mañana sólo irán a la iglesia para el bautizo o la comunión de sus hijos y que abortarán o se divorciarán sin ningún reparo.
    No me explico cómo incluso gente inteligente, se deje comer el coco por una sinrazón.

    • Hombre (o mujer), no creer en dios no es lo mismo que no creer en nada. Los ateos creemos en muchas cosas, fundamentalmente creemos en las personas. Pero bueno, si lo que quieres decir es que es triste no creer en dios, pues no te creas. Tiene sus momentos complicados pero también resulta muy gratificante. En fin, como todos, supongo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s