Cosas de chicas


Zaragoza está invadida de carteles anunciando una nueva película: Los Pitufos (también en 3D). Y pensé para mis adentros “mira, qué bien, me llevaré a mi chiquillo pequeño al cine, seguro que le encanta”. Pero luego, fijándome en la acumulación de pitufos del cartel, profundicé en mi reflexión. Es ese defecto que tengo, que pienso demasiado. Y pensar por pensar, pensé que los pitufos transmiten una imagen estereotipada y machista de la sociedad. La autoridad y sabiduría recaen únicamente en un hombre maduro y hay cientos de tipos de hombres básicos -el gruñón, el glotón, el tímido, el músico…- pero un solo tipo de mujer (la pitufina), presumida, superficial y rubia.

Así que ¡cómo iba yo a transmitir a mi tierno infante esos valores!

En esas andaba, mis queridos inexistentes lectores, cuando entré en una tienda para comprarme unas medias supergeniales que llevan faja incorporada y te reducen una talla y te esculpen la figura. Las necesitaba imperiosamente porque tengo una boda. Una boda a la que me había propuesto NO ir vestida de bodorrio.

Las mujeres tenemos una habilidad innata para ir especialmente feas a las bodas. Nos viste nuestro peor enemigo envolviéndonos con tules y gasas; nos pintamos como puertas, nos peinamos como merengues y nos calzamos con instrumentos de tortura que para sí hubiera querido la Santa Inquisición. Y así, andando como entre brasas porque nos matan los zapatos y sujetando con dificultad el chal que se resbala, nos plantamos en la puerta de la iglesia o juzgado de turno esperando que todos -pero todos, todos- se vuelvan y admiren nuestra belleza y elegancia. Y todos se vuelven, pero porque se preguntan espantados”¿qué cojones lleva ésa en la cabeza?”.

Yo me propuse NO caer en la trampa y NO vestirme de bodorrio. Para lo cual pasé una tarde entera acompañada de tres amigas asesoras y mi amigo P. que es un santo, para comprarme un vestido que fuera de boda sin ser de boda y que además me sentara estupendamente y estilizara mi figura y no me rapara el culo ni me marcara tripa ni me acortara el talle ….

Conseguido el milagro número uno, recorrí las zapaterías de Londres para comprar Los Zapatos. Que debían ser de boda sin ser de boda. Color rosa. Con taconazo pero no chabacanos. Y cómodos. Y elegantes. Si tenía que renunciar a algo, renunciaría a la comodida. Por supuesto. Antes muerta que sencilla.

Una vez superado este nuevo desafío, busqué algún adorno para el pelo que fuera de boda pero sin serlo.Y que fuera al tono de los zapatos. Y que tuviera un toque pop. Me compré dos, por si acaso. Y unos pendientes.  Ah, y el bolso, claro. Sin tules ni rasos pero divino de la muerte y en la gama de los zapatos pero sin que fuera completamente rosa porque eso no se lleva para nada, según me advirtió mi estilista y sin embargo amiga.

Lo he logrado. Esta tarde me lo pongo todo, después de ir a la peluquería para que me hagan un recogido que sea de boda sin ser de boda y me coloquen el adorno del pelo.

Y ahora, mis queridos inexistentes lectores, viene la pregunta: ¿qué diferencia hay entre la Pitufina y yo? La respuesta duele. Que ella sí es rubia y yo no.

Hala, ya le diré a mi madre que me haga una foto y mañana (o pasado) la cuelgo para que déis el veredicto.

Ahí van las pruebas: la calidad de la foto es bastante lamentable, no hace justicia al original (je je je). Los zapatos casi me mataron.

         

Anuncios

9 comentarios en “Cosas de chicas

  1. Ha y sobretodo no te olvides de pasarlo bien. Truco para que el chal no se caiga: Cógelo con un broche y lo pinchas hasta el sujetador, pero cudidadín de no pincharte la teta. Te aseguro que no se mueve para nada. Besos, besos y más besos.

  2. Por fin entendí el problema del look de las mujeres en las bodas, es muy instructivo tu artículo pero no estoy muy seguro de que la pitufina sea tonta. ¿En qué te basas para decir eso?

    • Yo no he dicho que la pitufina sea tonta, eh? sólo frívola y presumida. Aunque a lo mejor me estoy dejando llevar por los recuerdos. O a lo mejor la pitufina se ha convertido en una pitufa madura y responsable, vete tu a saber…

  3. Los pitufos, esos seres pequeñicos….los veía cuando era pequeña y me entretenían y no han influido en mi relación con otros niños, de hecho apenas me he acordado de ellos … seguro que te diviertes con tu chiquillo tanto como él….
    ¿Cómo voy de boda sin parecer que voy de boda ?
    Si lo has conseguido ya me diras como, o me prestas a tus asesores, siempre con vaqueros, pocas veces a la peluquería y lo de maquillarme ya ni me acuerdo,( un poquico de color en los labios, eso si,) el tema de los zapatos….fuuuuuuu….(tengo una en septiembre y ya me están doliendo los pies).
    Ya nos contarassss,( creo que esta de moda llevarse unas cocotelas plegables en el bolso).

  4. ¡Guapaaaaaaaaaa! ¡Qué taconazossss! ¿Aguantaste toda la noche? Si lo hiciste, eres mi ídola. El peinado supoer fashion. Por cierto vas de boda, boda. Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s