Me gusta conducir


Me gusta conducir. Bueno, en realidad no me gusta conducir pero sí me gusta lo que veo conduciendo. Me gusta ver el cielo del atardecer, el cereal verde extendiéndose hasta el horizonte y los molinos blancos girando. Me gusta el toro negro de Osborne, antes único dueño imponente del páramo zaragozano, empequeñecido ahora por los modernos aerogeneradores de Gamesa. Me gusta volver de noche por la autovía, cuando las lucecitas rojas de los molinos parecen un árbol de navidad: me siento como Luke Skywalker deslizándome por los espacios interestelares.

La carretera te da sorpresas. Un camión serigrafiado con un cristo de 2 x 2 protégeme señor en mi camino. Un conductor que discute con su santa. Dos trabajadores solitarios que limpian arcenes, una joven que te mira con desgana en la garita de entrada a la autopista, un conductor y su apisonadora (¿quiénes son? ¿cómo han llegado hasta allí? ¿dónde viven? ¿no se aburren?).

Delante de mí circulaba un camión con tanque de acero inoxidable. Probablemente transportaba leche o aceite. El acero estaba tan pulido que reflejaba como un espejo, pero no era un espejo liso sino ligeramente convexo; así que el cielo azul, la carretera negra y mi propio coche convergían en el centro de ese universo móvil de acero bruñido. Era tan hermoso que por no adelantarlo me mantuve a 80 durante un buen rato, hasta que el universo móvil se desvió hacia la salida de Calatorao en busca, sin duda, de nuevas realidades paralelas.

Anuncios

6 comentarios en “Me gusta conducir

  1. Esta es mi chica y esta su sensibilidad a flor de piel y esta su capacidad de recuperación. Pero ojo cuando se pone fura………
    Besicos

  2. ¿Te has fijado cuando conduces y miras por el espejo retrovisor exterior? ¿te has fijado que son diferentes los colores y el resultado de la estampa, que si te vuelves sencillamente a mirar? tengo una foto de un atardecer precioso en la subida de la muela, era 19 de agosto de 2006,venía de conocer a mi sobrino “Lorien” que acababa de nacer.
    Todo se ve diferente según el estado de ánimo, y a mí que tampoco me gusta conducir,pero lo hago que remedio toca, si voy sola y la carretera esta casi desierta a veces me asaltan preguntas, pero sobre todo me gusta ver através de la oscuridad las formas de las nubes, imaginar figuras o situaciones con las siluetas que por el día con la claridad son lo que son, lo que todos vemos.
    un besote.

  3. Que forma más bonita de ver la conducción. Yo que para trabajar, cada día voy por esas carreteras de la ribera del Cinca, sólo voy pendiente…. Mira el señor José que me sale con el tractor, ¡hay que pillo una codorniz (toco el claxon), mira que me cruzo con María (nos echamos las luces)….
    Pero lo bonito es la vuelta a casa tengo una vista de los Pirineos acojo.. perdón preciosa.
    Cuando caen las primeras nevadas y ves el Cotiella majestuoso entre todas las montañas, el peñón del Turbón,… y delante “el gigante dormido” de la Sierra de Guara… y contemplo el Pueyo de mi queridísimo Barbastro pienso…. Estoy en casa. Besos

  4. Me alegra tu estado de ánimo. Asi me imagino llevas el volante de la vida. Como humanos, no sienpre vemos igual las cosas. Besos

  5. Desde luego Marta eres una Artista para encontra poesia en la Autovia , a mi solo me produce cabreo tantas obras y que cada vez que quiero entrar o salir del pueblo tengo que dar varias vueltas hasta que aciertas con la que se les ocurre cada dia, porque las cambian o de pronto cierran todas para sorprendernos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s