Las Cuatro Magníficas entran en el año como su nombre indica: magníficamente


Creo que de la misma manera que enterramos a nuestros muertos para poder despedirnos de ellos señalando un momento del adios, celebramos la Nochevieja para indicar a nuestro tonto cerebro que hemos hecho una raya. Año nuevo, vida nueva. Y si la forma en que cambiamos de año es significativa de cómo transcurrirá el nuevo periodo, entonces el 2011 va a ser para nosotras un año genial. Brutal. Fenomenal. Y todo termina en Al, menos barandilla que termina en bola y burro que termina en rabo.

No hay blog que pueda contener las risas, los chismorreos y las experiencias de Las Cuatro Magníficas en Zeviya.  Por eso me limito a dejaros el índice de episodios.

Las aventuras y correrías de Las Cuatro Magníficas en Zeviya

Capítulo 1. De cómo Las Cuatro Magníficas (en adelante LCM), llegadas a Santa Justa, descubren por un taxista que quien se sienta en el “banco rosa” no es Espinete.

Capítulo 2. De cómo una Magnífica se cayó en un baño tan pequeño, tan pequeño que era imposible caerse. Y de cómo la fragilidad femenina es un arma infalible para trabar amistad con el sexo débil (el masculino, tontos).

Capítulo 3. De la forma en que LCM conocen a la comparsa de cabezudos de Sevilla (el Gitano, el Cabezón, el Enano y el Director de Banco) y se van de copas con ellos.

Capítulo 4. Sobre la visita a La Carbonería y de cómo por huir de un cubano de padre chino acabaron en un antro de flamenquito alternativo lleno de hombres de todos los pelajes y colores (Alabado Sea!).

Capítulo 5. Sobre la extravagante clientela de un Pub Irlandés el día de Nochevieja, de cómo no es preciso comer uvas para cambiar de año felizmente y sobre las inesperadas y sorprendentes virtudes de un collar de perlas falsas.

Capítulo 6. De cómo LCM cambian los valses vieneses y los saltos de esquí por un plato de pescaíto frito junto al puente de Triana.

Capítulo 7. Sobre el regreso de LCM a La Anzelma y de cómo la propia Anzelma las sienta en el lugar de honor, justo detrás de los músicos, de forma que a partir de ahora saldrán en todas las fotos del Facebook y todos los videos de Youtube.

Capítulo 8. En el que LCM se encuentran de frente y a altas horas de la madrugada con su destino, y se van a ver un belén viviente con su burrito, sus borreguitos y sus gallinas a Triana antes de descubrir otro antro de perversión flamenquita.

Capítulo 9. En el que La Magnífica que Suscribe (LMQS) sufre una revelación tras sobrevivir a la caída newtoniana de una naranja de los naranjos de la placita. Y de cómo abandona su sentimiento trágico de la vida (que se resume en “Yo pongo un circo y me crecen los enanos”) para adoptar una nueva máxima vital: “Si no lo he conseguido hasta ahora es porque no he insistido lo suficiente”. Aplicable a cualquier aspecto de su existencia.

* * *

Si algún inexistente lector está interesado en conocer el contenido de estos u otros capítulos puede ponerse en contacto directo con cualquiera de las Cuatro Magníficas para que se lo amplíe. Que lo haga o no queda a la consideración de la interesada.

Que pasen ustedes un magnífico 2011. Si no me encuentran, búsquenme en Sevilla.

Anuncios

4 comentarios en “Las Cuatro Magníficas entran en el año como su nombre indica: magníficamente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s