Pa clisis, la mía


Estoy atravesando una profunda crisis creativa. Me preocuparía enormemente por ello si no fuera porque no tengo tiempo ni de preocuparme por no escribir, ni de escribir siquiera. Y es que yo soy flojica, lo saben todos mis amigos y mis inexistentes lectores. Es parte de mi encanto personal. Así que cuando se me acumulan más de doce o trece cosas que hacer en un día, ya no tengo energías para disquisiciones metafísicas. El otro día se me olvidó llevar al pequeño a un cumpleaños y al mayor al peluquero. Me acordé horas después, cuando el mayor me miraba a través de un flequillo insufrible y el pequeño se revolcaba en el sofá viendo por enésima vez Bob Esponja. Ya no había remedio, aunque barajé seriamente la posibilidad de cortarlos a los dos en rodajas y guardarlos en el congelador.

Ahora me lamento de no tener nada que escribir, pero también me ocurre lo contrario. Escribo para liberar mi mente de ideas que me rondan la cabeza durante días, que aparecen cuando menos lo espero y revolotean a mi alrededor como si fueran moscas. Sólo cuando las dejo escritas puedo descansar, hasta que una nueva idea nace y vuelve a pillarme desprevenida.

Como las cancioncillas de los anuncios, que se te clavan en el cerebelo (o donde Punset quiera que se claven las cancioncillas) y te martillean durante días, así me ocurre con las ideas. Yo lo que quiero es hablar inglés Home English lo que quiero es hablar inglésssssss en compañíaaaaaaa. Necesito algo de calma mental para que la idea volandera se pose, para encontrar el mejor punto de vista, a veces un macro, a veces un contrapicado, a veces un plano general. Pero últimamente tengo tanto barullo vital que no encuentro la paz de espíritu que necesitaría. Y así, esas pobrecillas ideas incipientes mueren antes de ser apenas concebidas porque mi mente salta de aquí para allá sin solución de continuidad. Para mañana voy a limpiar borrajas tengo que llevar a pablete al peluquero me cagüen tó que se menea el puñetero banco ay que me olvidao de mandar el mail necesito unos zapatos ostris mi madre que tenía que pasar a recogerla alejandro súbete a estudiar ahora mismo voy ahora mismo voy a ver si termino de contabilizar que voy con retraso y esos que no llaman como no llamen me los como mañana mismo sin falta escribo la carta que se me ha vuelto a pasar el día sin escribirla y jo, tenemos que empezar a pensar en la campaña electoral mira qué guapo es el chico este de Juanes ains, pa chicos guapos estoy yo. Hala, ahora el teléfono.

Nada de esto os es ajeno, estoy segura de que a casi todos nos pasa lo mismo. Creo recordar que hasta había una técnica de escritura que se aprovechaba de esto. ¿El narrador interior? No es por quejarme, es sólo por pediros perdón. Y paciencia. Oye, y si no, siempre os queda la posibilidad de leer algún clásico, el Quijote o Danielle Steel. Esos nunca defraudan.

Anuncios

7 comentarios en “Pa clisis, la mía

  1. No me preguntes como he llegado aqui que no lo se. Me he leído solo esta entrada. Parece que tienes muchas cosas en la cabeza! Jolines! A mi me pasaba lo mismo.
    ¿Sabes como lo solucioné? Comprando el método del Doct… es broma. 😉

    Lo solucioné apuntándolo todo en un papel o una libreta pequeña. Así de fácil. Te prometo que te lo quitas de la cabeza porque sabes que está allí apuntado. Apúntalo TODO. Después tocará priorizar, hacer y tachar. Importante “hacer” porque la lista no tiene que ser un vivero. Tiene que ser un… matadero. No pararán de salir más cosas. Normal. Pero es apuntar, priorizar, hacer, tachar. Y pasar en limpio de vez en cuando.

    Y si no tienes ganas de escribir en el blog… pues no pasa ná, ¿no? Si te pasas cinco horas viendo la tele (que no creo que sea el caso) y ni un minuto en el blog, no escribirás porque no tienes ganas. Pero si tu día normal es bien ajetreado. Tranquila. Escribe cuando te apetezca.

    Vaya rollazo te he pegao! pero me gustó lo que explicabas. Ah! Me he suscrito. 😉 Supongo que otro día me paso. Un saludo.

    • sí, lo de apuntar ya lo uso, ya. Pero eso es sólo para las cosas que tengo que hacer. Las cosas en que quiero pensar, esas las dejo para el blog. Pero claro, entonces tengo que apuntarme en la lista de hacer el pensar. Pero para pensar necesito tiempo, que no tengo hasta que no termino de hacer el resto de cosas de la lista. Y al final, lo único que no hago es lo único que querría hacer. Frustrante. No sé si me explico.

  2. Hola guapa… ¿has visto cómo aumenta tu lista de inexistentes lectores? Cada vez más. Por cierto a mi me pasa lo mismo y siempre digo: Este año me compro agenda nueva y me lo anotaré todo, pero todo, todo… y así estoy con un montón de agendas nuevas comenzadas y con un sinfín de hojas sin estrenar. Besos

      • Porque yo también he olvidado algún cumple…. y felicito más tarde… Luego cuando voy a comprar…. compro lo que no debo y dejo de comprar lo que me falta y ¡ala! de vuelta al Mercadona (¿aquí se puede hacer publicidad?) Pero lo pior es que nunca me acuerdo cuando me llegó la última regla y cuando voy de revisión y me lo preguntan siempre quedo como una canela. ¡Hay, qué se va a hacer, si es que soy un despiste!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s