Casi hace un año


Casi hace un año que se fue. Podría decir que el dolor me paraliza y no puedo vivir sin él pero sabéis que no es exactamente así. No es exactamente eso, es sólo que lo echo de menos. Cuando menos lo espero, lo echo de menos. Pienso en cómo conectar el portátil a la televisión y siento cómo esa parte de mí viene de él. Me monto en una moto y sé que eso también me lo dio él. Hablo con mis hijos y sin querer trato de recordar qué les diría él. En medio de una reunión de trabajo, escuchando el debate de la nación, probándome ropa, cortando la hierba en el roble, a cada paso me doy cuenta de que yo no soy yo sola, también soy él.
No os podéis imaginar hasta qué punto él está aquí, dentro de mí, y la rabia que siento de que él no esté aquí a mi lado no es sólo porque yo no lo tengo, y vosotros no lo tenéis, es sobre todo porque él no está.
Ya sabéis que me río, sinceramente, y que canto y bailo. Se puede reir y llorar a un tiempo, como se puede seguir el camino y echar de menos al que te acompaña para siempre, sombra de mi sombra.
Casi un año después de que se fuera os voy a reescbir el Chau número tres, ése que escribió Mario pero era como si me lo hubiera escrito Jesús:

Me dejó con mi vida
mi trabajo
mi gente
con mis puestas de sol
y mis amaneceres

Sembrando confianza
me dejó junto al mundo
derrotando imposibles
segura sin seguro

me dejó junto al mar
descifrándome sola
sin su pregunta a ciegas
sin su respuesta rota

me dejó sin sus dudas
pobres y malheridas
sin sus inmadureces
sin su veteranía

pero tampoco creo
todo a pies juntillas
no creo nunca creo
este falso abandono

estará donde menos
lo espere
por ejemplo
en un árbol añoso
de oscuros cabeceos

estará en un lejano
horizonte sin horas
en la huella del tacto
en mi sombra y su sombra

estará repartido
en tres o cuatro pibes
de esos que yo miro
y enseguida me siguen

y ojalá pueda estar
de mi sueño en la red
esperando mis ojos
y mirándome

Estos días estoy un poco rara, ya me perdonaréis.

Anuncios

2 comentarios en “Casi hace un año

  1. Yo no quiero interferir en absoluto en tu especialísimo momento de soledad. Solo quiero estrecharte con abrazo de madre.No es lo mismo, pero sabes que siempre estoy contigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s