Disculpadme, soy vagueta (I)


Estoy un poco descentrada porque el espíritu de la colmena que gobierna messenger ha eliminado el contador de visitas y ya no sé si hay alguien que me sigue leyendo o no. Ahora sí que escribo para mis inexistentes lectores, porque lo que no se conoce no existe. Esto, en cierta manera, es también liberador. Escribo para el vacío, de nuevo.
Así que, reconciliada con la inexistencia de lectores pero dejándome llevar por la laxitud del verano, llevo días pensando en escribir sobre esto, sobre aquello. Pienso, pero no escribo. Lo malo es que yo no acabo de pensar hasta que no escribo, ya sabéis, mi discurso oral es bastante superficial, necesito escribir para que tome coherencia. Yo lo achaco a que mi inteligencia es más lenta que mi boca, el cadencioso ritmo de mi pensamiento se adapta más a la velocidad de los dedos sobre el teclado. Soy vagueta en mi discurso.
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s