El lado oscuro de la fuerza


Bueno, bueno, bueno. Mis queridos inexistentes lectores, hoy tenía pensado inundaros con un mis profundas reflexiones sobre uno de esos temas que a mí me preocupan y al resto del mundo les son indiferentes. Pero la actualidad manda, y tengo noticias frescas: tengo un plan para este finde. Un plan no: un planazo. Os anticipo la situación:
Opción A: concentración motera en Pamplona.
Opción B: ver Noche de Fiesta con mi chiquillo en el sofá.
¿qué elegiríais? Ahh, no es tan sencillo, ¿verdad? A mí me costó, me costó. Pero al final, y después de pedir el comodín del público, elegí la opción A. Me voy de concentración motera.
No creais, digo en serio que la decisión no es fácil. Porque cuando os digo "concentración motera" vosotros/as, mentes truculentas, pensáis en la chica del anuncio de Jaqcs, ésa que le quedaba el mono que te cagas y se quitaba el casco y movía su melena rubia a cámara lenta. Pero la realidad, bien lo sabéis todos, es otra bien distinta. Visualizadme a mí (no a la rubia): mido un metro y medio -algo más- y voy con un mono motero que me han prestao y unas botas que me vienen grandes. Me doy un aire a Mazinger Z, pero en negro. Soy como la versión reducida del lado oscuro de la fuerza, pero más ancha de espaldas. Y de culo.
Y no, Lamari no está mucho mejor que yo (aunque lleve dos tallas menos) porque además su casco sí que es de Dark Vader total.

 

Pues así vestidas, con un montón de moteros a los que no conocemos, vamos a subirnos en una moto y vamos a recorrer doscientos kilómetros para comernos unas cuajadas por el Pirineo navarro. Eso, si conseguimos montarnos en la moto, porque a mí no me llega la pierna. Pensé en usar el casco como escalón y recogerlo luego como si fuera una jugadora de polo, pero yo creo que no me da el tiro del pantalón.
Y si me quito el casco después de un par de horas de moto, sed realistas: no sale la rubia de Jacqs, sale una mujercilla regordeta con el pelo aplastao, el rimel corrido y la cara acartonada por la velocidad . No acaba ahí la tragedia, porque a la vuelta de la vuelta tenemos visita guiada por Pamplona vestidas de motoristas (¡con lo finos que son los navarros!). Sólo falta que para redondear la jornada nos preparen un simulacro de encierro de San Fermín: imaginad a las Mini-Dark Vaders corriendo despavoridas por la calle Estafeta. ¿Sudaría un caballero Jedi en esta situación?

No me digáis que no es planazo. No sé si no sería mejor quedarme en casa a ver noche de fiesta… .

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s