Mariví (de Suecia) II


¿No os creiais lo de las copas de Mariví (de Suecia)? Pues ahí va la prueba. No  me digais que no tiene cara de estar pensando que no tiene un trinchante tan grande como para poner mil copas.
 
El regalo de la princesa
 
Claro que ahora tiene un problema mayor: le han regalado cien mil abejas. Verídico. No sé, a lo mejor las guarda dentro de las copas. A cien abejas por copa.
 
Mirad, yo soy -como bien sabéis- monárquica por puro pragmatismo. Pero todo en esta boda es un completo despropósito, me parece indecente que una familia que cuenta con una asignación pública para su mantenimiento y además disfruta de una enorme fortuna propia reciba millones de euros en regalos. Lo de las copas y las abejas es anecdótico.
Se me revuelven las tripas. No sé qué harán con todos los regalos, pero aunque los dieran a obras sociales me parecería vergonzoso, como la caridad de los ricos que pasaban sus tardes en las mesas petitorias. Vegonzoso, vergonzoso.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s