Trescientos veinte animales


Un chaval de 20 años mató de dos tiros a una puta brasileña que había denunciado al dueño del prostíbulo que la hacía trabajar en condiciones de esclavitud. La puta y el asesino eran brasileños, el empresario era español. Es fuerte, verdad? Pues más fuerte es lo que subyace: la mujer prestaba sus servicios sexuales por 25 euros de los que 10 iban para el empresario. Menuda comisión. Los servicios duraban un cuarto de hora, y ella (como el resto de mujeres del prostíbulo) tenía dos horas al día para descansar. Habitualmente trabajaba veinte horas diarias. Hagamos cuentas. El empresario tenía cuatro prostíbulos, con unas ocho chicas en cada uno. Cada chica hacía unos 40 servicios diarios. No hablemos de dinero, los euros no son lo importante. Contemos personas. Cuarenta servicios son cuarenta hombres. Si había ocho chicas, pasaban trescientos veinte hombres por un prostíbulo cada día.
Qué tiene que haber en la cabeza de esos trescientos veinte hombres. Quiénes son esos trescientos veinte hombres que coincidieron en un prostíbulo de Tarragona un día cualquiera, a cualquier hora. Qué ven esos trescientos veinte hombres cuando tienen ante sí a una puta esclava de su chulo y amenzada de muerte. Qué sienten. A qué aspiran en su vida, cuáles son sus sueños, cuáles son sus miedos. A quién engañan, qué ocultan, cómo pasan sus días.
Trescientos veinte animales diarios son demasiados como para que no estén entre nosotros, por pura estadística. Y no los vemos, no los detectamos.
A las putas las entiendo. A los trescientos veinte hombres, no.
 
Anuncios

3 comentarios en “Trescientos veinte animales

  1. lo que me viene a la mente es que faltan zoos para esos trescientos veinte animales ‘de compañía’ sueltos. A lo mejor ahí se verían mejor y gratis

  2. "Existe gente desprovista de sentido moral. La amoralidad aporta al que la posee unas ventajas sociales importantes habida cuenta de que su presencia va frecuentemente acompañada de la carencia de escrúpulos. El que miente y simula suele ejercer su actividad en los límites que marca el miedo. A los amorales los hallaremos, en general, en los borrosos bordes de la ley ya que cuando se traspasa ese lindero la sociedad actúa a través de los mecanismos que posibilitan la persecución de lo que se convierte en delincuencia. Pero un amoral no es necesariamente un delincuente aunque la mayoría de delincuentes sean inmorales"

  3. Un regalito para estos tresciento veinte hombres,En los ultimos 10 años, enfermedades de transmisión sexual, tales como la sífilis, se han triplicado.Nuestro Codigo Penal en su Ley 25087 sobre delitos sexuales, dice: Que esta penado con recluisón o prisión,de 6meses a 4 años, a quien teniendo conocimiento de ser portador de una enfermedad de transmisión sexual grave, y existiendo peligro de contagio, oculte dicha circunstancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s