PONCIA PILATES


En esta nueva vida que acabo de comenzar la actividad frenética es mi pan de cada día. Así que, por mi bien físico y mental, decidí dedicar una hora a la semana a mi cuerpo. Y como se me ha jodido la clase de danza del vientre por circunstancias que no vienen al caso, me he incorporado a una clase de Pilates.
El Pilates es una cosa como muy zen. Tú lo miras desde fuera y dices, chica, qué relajadico y qué bien, tumbadicos en la colchoneta. Nada que ver con el aeróbic, que sólo de decir "aerobic" me entra la fatiga mental, venga chicas, dos, tres, cuatro y, arriba, palmada, volvemos, otravez, ….. ufffff,.
No, el Pilates es autocontrol, tú controlas tu cuerpo, tu respiración y tu posición. Eso me dice la monitora. Me suena a "el dolor no existe" de los marines, pero me callo. Me tumbo en la colchoneta, con mi chandal de adolescente y mis calcetines lilas.
"Quue el ombligo se os pegue a la columna" "Mantened contraído el suelo pélvico" "Cremallera, cremallera" (o sea, mete la tripa p’adentro, respira hacia arriba para que no se salga del sitio la puta tripa de los huevos, aprieta el suelo pélvico, que a estas alturas ya tiene vida propia e independiente) Y venga abdominales, inspira, respira, cremallera, cremallera, piernas arriba, cremallera, cremallera….
 
El Pilates es la demostración palpable de varias cosas:
– no es preciso aérobic para tener estrés mental.
– hay muchas partes de mi  cuerpo que no creía tener, pero que tengo. Ej: suelo pélvico
– hay otras muchas partes de mi cuerpo que sabía tener, pero que no responden a mis órdenes cerebrales: Ej: las piernas
– Los años no pasan en balde. Nunca fui flexible como un junco, pero ahora soy ya como un cepurro de echar a la estufa.
– El dolor SÍ existe.
 
Pero como ya sabís todos mis inexistentes lectores que siempre hay un lado positivo, si sigo con esta disciplina me voy a poner como una sílfide. O sea, la conclusión, que a partir de ahora me llamais Poncia. Poncia Pilates.
Anuncios

4 comentarios en “PONCIA PILATES

  1. La justa aspiración de toda mujer (im)perfecta es eso, llegar a alcanzar la silfidez . Así que ya te l’hi dicho o te lo resumo:Que le metas caña a los pilates y en un verbo te reconvertirás en ‘palote’, todo lo contrario de ‘pelota’. Y que disfrutes, que es lo importante, Poncia Pilates.

  2. ayyyy, con que… ¿tenemos suelo pélvico y todo?? lo que son las cosas, tenemos de todo. pues ala alpilate a contraerlo¡¡¡¡¡.Mi querida Poncia Pilates, yo de momento medito, medito,y hablo. ¡cómo me duele la lenguaaaaaa!

  3. Querida Poncia, muerta matá estoy de envia……¡ cómo me gustaría no ser la reina de las perezosas (físicas y mentales) y hacer "El Pilates" ese famoso….. sólo poder tocarme los dedos de los pies con las manos, sería un gran logro en mi inexistente flexibilidad.Muchos besos, guapa flexible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s