Yo, como jaca, galopo y corto el viento


Mi santo me dice últimamente que soy una jaca. Así, como cuando a Platero le decían admirativamente "… tié asero…". Pues cuando yo paso me dice mi santo, "vaya jaca".
Para ser honesta, me dice que me faltan treinta centímetros para poder ser una jaca con todas las consecuencias, con su falda de tubo y su canalillo.
A mí me encantaría ser una de esas mujeres andaluzas y flamencas, de caderas poderosas y elegancia natural, pero tampoco en ese parámetro doy la talla.
Me ocurre habitualmente que de todo sé un poco pero de nada un mucho, y en lo de ser jaca me pasa igual: que soy un poco jaca, pero no completamente jaca. Esto me jode. Es como ese que jodía casi todas las noches: casi jodía el lunes, casi jodía el martes…
Para tomarme mi revancha, este año en la superfiesta, dedicada a la movida de los años ochenta, no me voy a disfrazar: me voy a transmutar. Voy a ir de "ese putón verbenero que siempre quise ser pero que nunca fui porque mi padre y mi madre no me dejaban". Sus vais a cagá.
A ver qué prefiere mi santo: una jaca remilgada o una jaca putón.
Anuncios

Un comentario en “Yo, como jaca, galopo y corto el viento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s