crisis creativa


Hace muchas semanas que no escribía nada, he sufrido una crisis creativa. Estaba bloqueada. ¿Por qué, os preguntaréis mis inexistentes lectores? Porque intenté fabular, y fabular me cuesta mucho. Luego os colgaré el resultado, pero es un churro.
¿Por qué es un churro, os preguntaréis? La respuesta es clara. No importa el grosor de un libro: cuando la primera página de una novela es gris, a veces sucede que sorprende y se convierte en un libro magnífico, como un cisne nacido de un patito feo. Pero esto no sucede habitualmente. Sin embargo, una primera página brillante tiene por norma ser el comienzo de una obra maestra. Me suele suceder con los grandes. Cuando leo sus comienzos de novela me quedo hipnotizada. Saramago, por ejemplo, comienza así su "Levantado del suelo": "Lo que más hay en la tierra es paisaje. Por mucho que falte del resto, paisaje ha sobrado siempre, abundancia que solo se explica por milagro infatigable, porque el paisaje es sin duda anterior al hombre y, a pesar de tanto existir, todavía no se ha acabado. Será porque constantemente muda (…)".
En esas líneas se encierra todo su libro, pero cuando abres la novela y das comienzo a su lectura todavía no sabes hasta qué punto ese principio guarda la semilla de toda la historia, y cómo hila sin solución de continuidad con su final, porque es una historia rural, y por tanto guiada por los ciclos de la naturaleza.
Así las cosas, cuando fabulo me siento torpe como un cerrojo. Yo, claro, no soy Saramago. Ni Vargas Llosa. Ni Galdós.
Claro, me diréis, esos son los grandes. Sí. Pero el último libro que he terminado era de David Trueba. Saber perder. No tenía ninguna referencia sobre él. Lo compré porque David Trueba va a venir a La Almunia a recibir un premio en las Jornadas de Cine (el día 15 de mayo, concretamente). Lo leí y me gustó mucho. No sabría decir muy bien por qué. Quizá porque los personajes son tan "ciertos" que podrían estar durmiendo en la habitación de al lado. O porque podía oler las calles de Madrid, de los altos a los bajos estamentos, como sucede con las novelas de Galdós. De hecho, creo que es una novela muy galdosiana, pero escrita un siglo después. Total resumiendo. Que el otro día me entero de que le han dado el premio nacional de la Crítica.
Y me dije a mi misma: toma ya. Me alegro.
Pero a lo que íbamos. si Trueba (o Saramago, o Vargas Llosa) escribieran sobre la historia del Zeppelin, seguro que el resultado sería magnífico. Y a mí me sale un churro. Ahora bien, es lo que hay, asumámoslo. Tampoco canto como Billie Holliday, y aquí estoy trina trinando todo el día. Aguantadme así. Tengo otros valores.
Anuncios

Un comentario en “crisis creativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s