TRES HISTORIAS DE OJIPLATISMO NACIONALISTA


El nacionalismo me ha dejado esta semana triplemente ojiplática.
1. En el Heraldo aparece una foto de Marcelino Iglesias interviniendo en alguna cadena de televisión catalana. La imagen del presidente lleva su correspondiente subtítulo: "Marcel·li Iglesias, President d’Aragó".
Si en cualquier cadena español-hablante hablaran de Jorge Pujol o de José Luis Carod, temblarían las columnas de los siete templos. Ya lo vimos en su momento en el debate televisivo en el que Josep Lluis defendió su derecho a ser llamado Josep Lluis, como hablamos de Maiquel (y no Miguel) Jackson. Todos lo entendimos. Bueno, parece que no todos. Tendremos que llamar a Josep Lluis, que seguro que tiene contactos en la cadena, para que rectifiquen.

2. Han detenido al número uno de eta. Resulta que era un fanático egocéntrico y obsesionado por su propia seguridad, un burro con tirantes que vociferaba desencajado tras la ventanilla del coche. Y resulta que lleva veinticinco años sin pisar el país Vasco. Es decir, que el abanderado máximo de la lucha armada independentista vasca hace más de veinticinco años que no pisa la tierra que pretende liberar. Veinticinco años sin pasar por sus calles o hablar con su gente, más allá del reducido círculo de terroristas y afines que le acompañan. Veinticinco años matando y aterrorizando por un país que ya no existe más que en su recuerdo. Porque lo que ahora es el País Vasco será lo que sea, pero muy poco tiene que ver con lo que era hace más de dos décadas.

3. Ayer Rusia ganó el festival de Eurovisión con una canción horrorosa acompañada por un patinador desatado y un violinista furibundo. España logró su mejor puntuación de los últimos años con el Chiqui Chiqui. Y el Reino Unido quedó el segundo por el final con una estupenda canción funki. Lo que demuestra que:
– A pesar de la dominación rusa sobre sus países satélites, o quizá por ello, Rusia sigue manteniendo un gran ascendiente sobre las humildes gentes de esa parte lejana del mundo, que mandan sms como locos para que gane alguien en quien se puedan sentir mínimamente representados. Putin estará dando saltitos.
– Hubiera dado igual que enviáramos a la Mula Francis a cantar, mientras no tengamos muchos vecinos que voten no vamos a ganar una mierda en Eurovisión.
– A los ingleses no los traga ni Dios.

No me digais que el nacionalismo no os pone los ojos como platos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s