LA MUJER CEBOLLA


La mujer cebolla tiene una primera capa, superficial, que la dota de una apariencia externa variable. Puede ser sofisticada, o fría, o supernatural, o materamantisima, elegante, dejadilla… Cuando la primera capa se levanta, encontramos la segunda capa: la mujer cebolla es frágil y vulnerable, temerosa como una niña ante la oscuridad. Si finalmente conseguimos levantar esa capa, llegamos a la siguiente: la mujer cebolla es dura y resistente, inasequible al desaliento, inmune a la adversidad. Y por debajo del acero late su corazón, su cerebro, sus pulsiones y sus afectos.
Las capas de la mujer cebolla no se levantan con facilidad. Sólo huracanes las modifican. Por eso, de las mujeres cebolla solemos conocer su tejido superficial. Si el terremoto es muy grande, encontramos jirones de debilidad. Y si la conmoción ha sido monumental, vislumbramos el acero. Por debajo de todo, la esencia continua.

También hay hombres cebolla, pero hoy tocaba hablar en rosa.

Anuncios

Un comentario en “LA MUJER CEBOLLA

  1. Y como todo cebolla cuando se pela…hace llorar capa tras capa. Hablando de hortalizas, me has tocado la patata. Muy bonito Tiita Martita. À bientôt!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s