itaca: viajeros y turistas


En este mundo nuestro, superdesarrollado, ha perdido prestigio hacer turismo. Todos queremos viajar pero como los viajeros de Kavafis. Todos queremos ir a lugares lejanos (Birmania, el Serengeti, Armenia) pero a descubrir el verdadero país, a mezclarnos con sus gentes, a empaparnos de su maravillosa cultura. Todo esto en una semana, siete días cinco noches, a precio bajísimo (porque si no es un chollo no mola) y sin correr ningún riesgo ni sufrir ninguna incomodidad. O sea, que cuandollegemos al hotel en Armenia esté todo perfecto, y que en el hotel del Caribe no haya bichos ni mosquitos.
En este mundo nuestro, en el que viajar se ha proletarizado, todos queremos ser Kavafis y disfrutar de nuestro viaje a Itaca, pero nos quedamos en Pablo Motos, con nuestro estreñimiento vacacional, el estrés de la maleta, el dolor de rodillas del avión, las visitas guiadas y los grupitos de amigos estupendos que se forman en los viajes organizados.
Hasta hace muy poco tiempo viajar era una verdadera aventura, un desafío físico, un desembolso económico tan formidable que muy pocos podían atreverse a ello. Viajar a Logroño en el tren, con su parada en Castejón, era tan incierto y costoso que hacía de las selvas amazónicas un destino impensable. Inaccesible. Pero ahora las distancias son cortas, los aviones son baratos, nuestros sueldos han subido. Y nuestro ego, también. Sin embargo, habría que ver cómo reaccionaríamos en un viaje por el desierto como Bowles contó. Habría que ver cómo sufriríamos un safari del dr. Livingston. Habría que vernos en una carabela rumbo a lo desconocido, atrapados en el mar de los sargazos, llegando al amazonas y descubriendo a unos indios desnudos que nos creen dioses porque llegamos, con la cara cubierta de pelo, de donde nunca nadie vino. Habría que vernos allí, llamando a la agencia para poner una reclamación prque nos han perdido la maleta.
 
Todo esto viene a cuento porque quería regalarle a mis lectores inexistentes este poema de Kavafis. Porque ellos todavía están iniciando su  viaje a Itaca. Que lo disfrutéis, pequeñuelos.
 
ITACA
 

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca

debes rogar que el viaje sea largo,

lleno de peripecias, lleno de experiencias.

No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,

ni la cólera del airado Posidón.

Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta

si tu pensamiento es elevado, si una exquisita

emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.

Los lestrigones y los cíclopes

y el feroz Posidón no podrán encontrarte

si tú no los llevas ya dentro, en tu alma,

si tu alma no los conjura ante ti.

Debes rogar que el viaje sea largo,

que sean muchos los días de verano;

que te vean arribar con gozo, alegremente,

a puertos que tú antes ignorabas.

Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,

y comprar unas bellas mercancías:

madreperlas, coral, ébano, y ámbar,

y perfumes placenteros de mil clases.

Acude a muchas ciudades del Egipto

para aprender, y aprender de quienes saben.

Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca:

llegar allí, he aquí tu destino.

Mas no hagas con prisas tu camino;

mejor será que dure muchos años,

y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla,

rico de cuanto habrás ganado en el camino.

No has de esperar que Ítaca te enriquezca:

Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje.

Sin ellas, jamás habrías partido;

mas no tiene otra cosa que ofrecerte.

Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.

Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,

sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.

Anuncios

2 comentarios en “itaca: viajeros y turistas

  1. A CIUDADDijiste: "Iré a otra ciudad, iré a otro mar.Otra ciudad ha de hallarse mejor que ésta.Todo esfuerzo mío es una condena escrita;y está mi corazón – como un cadáver – sepultado.Mi espíritu hasta cuándo permanecerá en este marasmo.Donde mis ojos vuelva, donde quiera que mireoscuras ruinas de mi vida veo aquí,donde tantos años pasé y destruí y perdí".Nuevas tierras no hallarás, no hallarás otros mares.La ciudad te seguirá. Vagaráspor las mismas calles. Y en los mismos barrios te harás viejoy en estas mismas casas encanecerás.Siempre llegarás a esta ciudad. Para otro lugar -no esperes-no hay barco para ti, no hay camino.Así como tu vida la arruinaste aquíen este rincón pequeño, en toda tierra la destruiste.

  2. TÚ SIEMPRE TAN OPTIMISTA. Más te vale pensar en el camino que te queda, en lugar de regodearte en la tierra quemada del andado. Ya sabes,
    Caminante, no hay camino. Se hace camino al andar. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s