LA VIDA ES COMO UN RANCHO DE SAN JORGE


Joder, qué rara es la vida. He leído en el periódico algo así como que la explicación de todo está en la física cuántica, en el espacio vacío entre las partículas de los átomos, que resulta que el vacío es el 99 % de la materia. Total, que seguro que tienen razón pero como todavía ando floja de física cuántica, sólo me queda asombrarme de lo rara que es la vida. Es un caos. Es un rancho.
Hoy a las ocho de la mañana me he ido a trabajar. A las diez he confirmado mi hotel para irnos de fin de semana con los hijos a Madrid. Un plan estupendo, la verdad es que me hace muchísima ilusión. Les va a encantar el tren, el metro, el zoo y hasta desayunar en un hotel.
 
A las once me llama Jesús: se ha encontrado con una amiga en Atocha. La amiga iba al aeropuerto, a buscar a un chamán del Amazonas que viaja a Occidente por primera vez. La amiga nos pide si pueden quedarse unos días de retiro en el Roble. Así que tendremos a un chamán indígena amazónico bajo las ramas de nuestro mágico árbol.
 
A las doce llamo a Marilar para preguntarle si le parece bien lo del chamán. Y me dice que sí, y que le haga un exorcismo o similar porque vuelve a casa el sábado. Es estupendo.
 
A la una y media me llama mi tía Carmen: acaba de morir mi tío Lorenzo. Entro en shock. A pesar de los pesares, no hago más que pensar en el miedo y el desamparo de mi tío, que toda la vida la pasó solo, porque no sabía cómo vencer el miedo a la soledad, a la enfermedad, al dolor y a la muerte. Y me lo imagino sentadico en su sillón, envuelto en sus miedos y en sus manías, rodeado del olor a tabaco y a aftershave, y refugiándose en los entornos de parroquia, de gente que le amaba y le odiaba a la vez, porque él no sabía querer, ni relacionarse con la vida normalmente. Todavía me pregunto si toda su vida no estuvo condicionada por su infancia como infantico del pilar. La verdad es que siento pena. Mucha tristeza.
 
Mientras asimilo la noticia me llama Augusto. Un amigo de los tiempos del coro de la universidad, que ahora es cantante en B Vocal. Me da el pésame. No puede venir porque está de gira por Madrid. Yo no acabo de reaccionar. No entiendo cómo tiene mi teléfono. No entiendo cómo se ha enterado. Me alegro de hablar con él. Pero es tan raro hablar con un amigo al que hace años que no veo para que me dé el pésame por la muerte del que fue su director de coro hace más de una década…
 
Es todo tan raro. La alegría y la ilusión de mi fin de semana familiar. La extraña visita del chamán. El alta de Marilar. El miedo de mi tío antes de morir. La pena. La familia. Y mientras tanto, yo le daba el toque final al decreto de alcaldía para nombrar reina de fiestas. Todo, todo, todo mezclado. Como en un rancho de San Jorge.
 
 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s