el día de la madre


El domingo fue el día de la madre. Se sabe cuándo llega porque la televisión se llena de anuncios específicamente dirigidos a las madres.
En primera posición, anuncios de perfumes: jovencitas bellísimas de cuerpos divinos y miradas cautivadoras que seducen a jovencitos bellísimos de cuerpos divinos y miradas, también ellos, cautivadoras. Se vé que las madres nos perfumamos para ocultar a nuestra nariz y a nuestro cerebro el olor de la crema anticelulítica y del serum contra las arrugas de expresión.
En segundo lugar, anuncios de vaporetas y lavadoras. Para mitigar nuestra frustación por no poder ocultar la celulitis, nos ponemos a limpiar como locas, que el ejercicio siempre es bueno para despejar la mente.
Y, por detrás pero pujando fuerte, "cómprale un móvil a tu madre". Faltaría una palabrita: "cómprale un móvil a tu puta madre". Porque es una manera muy sutil de recordarnos que nunca oímos el móvil, o que está apagado, o sin batería, o que me lo olvidé en el chaquetón que está en la tintorería.
Menos mal que mis chicos se fueron al chino y me compraron un anillo de plástico (pero de un plástico buenísimo…).
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s